Las empresas “ahuyentan talentos” desde el proceso de selección

Las empresas “ahuyentan talentos” desde el proceso de selección

En gran medida las entrevistas de selección son los cimientos de la relación entre el colaborador y la empresa. Es el momento en el que ambas partes se están conociendo y como tal puede considerarse como la base del contrato psicológico que luego devendrá en engage employement.

Generalmente, suele ponerse foco en la mirada del selector, o de la empresa. En lo que buscan de los postulantes, y en cómo estos deberían desenvolverse para conseguir el empleo.

¿Pero qué pasa del otro lado del escritorio o del zoom? Vivimos tiempos de escasez de talentos, las empresas se lamentan porque no encuentran personas para cubrir los puestos que necesitan ¿Pero reflexionan de qué manera se aproximan a los candidatos, ¿cómo los tratan durante y después de las entrevistas?

De esto no se habla. Y lo cierto es que muchas empresas aún con las mejores intenciones son las que ahuyentan a los talentos.

Veámoslo un poco más de cerca desde el asiento del postulante: reiterados cambios en los horarios o días de la entrevista, contradicciones en la propuesta, rodeos con el salario, pedidos insólitos, todo esto pasa y con más frecuencia de lo que imaginamos.

El resultado, es una persona perpleja, que comienza a perder interés en formar parte de esa compañía, porque si esto le ocurre antes de comenzar, imagina lo que le depara el futuro.

Una fuente anónima, por razones comprensibles, nos contaba su experiencia: “a lo largo de 2 meses, escuché cosas completamente diferentes acerca de lo que se esperaba de mi trabajo y responsabilidades. Un lunes era una cosa y a la semana siguiente otra diferente. Era desconcertante”.

La empresa parecía estar “construyendo” la posición. Y esto es algo frecuente, sobre todo porque tras la pandemia hay nuevos puestos a cubrir. Pero cómo salir a buscar una persona sin la descripción de puesto completa, y sin el perfil, por otra parte ¿a quién se busca?

Si se afirma que las empresas están hechas por personas, cosa que es verdadera, la condición básica para cualquier vínculo sano es el respeto. Reclutar sin tener una propuesta clara, es una falta de respeto y grave, no sólo a los candidatos sino a todo el ecosistema de empresas. Por eso decimos que las compañías que actúan de esta manera son las conocidas como “ahuyenta talentos”.