Anahí Fort, Fortel: “Apoyamos este proyecto porque está alineado con nuestros valores”

Anahí Fort, Fortel: “Apoyamos este proyecto porque está alineado con nuestros valores”

Anahí Fort, Customer Succes Manager de Fortel, lidera desde hace más de un año un proyecto de responsabilidad social junto a la ONG UNANA. La iniciativa ayuda al familiar que cuida al hijo/a de las mujeres que están en prisión. Sin estereotipos, como cuenta Anahí en esta entrevista con entusiasmo y sin grandilocuencia, se ocupan de manera integral de que la familia y los niños estén protegidos, ya que no solo dan les dan empleo, sino que también cuidan de su salud física y mental.

¿De qué se trata este proyecto?

- El proyecto trata entre una alianza entre FORTEL y la ONG UMANA, la cual fue fundada por Thais Calvo Pérez, quien nos tocó la puerta hace más de 1 año. Hay mujeres que son presidiarias y tienen hijos, que normalmente quedan al cuidado de algún familiar. En Fortel queremos darle trabajo a ese familiar directo a través del programa UMANA. Es muy bonito colaborar con quien se está haciendo cargo del niño de otra persona, y también ayudamos al niño a salir adelante sin estereotipos ni la carga que conlleva la situación.

 ¿Cómo fue la decisión de sumarse a este proyecto?

- Decidimos apostar por el cambio en la sociedad, por dar el soporte necesario a mujeres que no tienen ninguna culpa, pero si una responsabilidad, la cual es cuidar a un hijo que no es suyo. Decidimos apostar por la idea que estaban llevando adelante, nos pareció que estaba alineada con nuestros valores. La gente de UMANA va a las cárceles a conocer tanto al preso como al familiar, tiene contacto con ambos, les hacen un seguimiento. Es un trabajo en conjunto, damos un apoyo global y mucha ayuda para que puedan salir adelante.

¿Qué tareas cumplen?

-Tratamos de incorporarlos de manera remota, porque tienen que cuidar a los niños y no pueden venir presencialmente. Normalmente son asesores, están enfocados en campañas de atención al cliente. Son personas tienen mucha dedicación, compromiso y agradecimiento. Pasan un proceso de inducción regular de cada campaña e ingresan a Fortel si es que aprueban dicha formación.

¿Hay límite de edad?

-No, sólo evaluamos las habilidades y capacidades de cada persona. Buscamos desarrollar a las personas para que puedan alcanzar con todos los indicadores necesarios para garantizar una excelencia operativa y dejar claro que es un programa sostenible, que realmente suma dentro de la compañía. Ellas se ganan el puesto aprobando el proceso formativo y se mantienen en el tiempo alcanzando los objetivos. Son personas que casi no tienen ausentismo y que piden ayuda cuando la necesitan.

¿Qué es lo que más te hace amar este proyecto?

-Saber que estamos contribuyendo con la sociedad. Debemos premiar al familiar tan noble que se hace cargo del hijo de la persona presidiaria. Es un acto de bondad y una responsabilidad adicional a lo que uno ya vive. El familiar que entra al programa de UMANA pasa por determinados filtros, no tienen antecedentes penales. Les damos la oportunidad de crecer dentro de la empresa en base a resultados, por medio de acompañamiento y apuntamos a que puedan trabajar de forma presencial cuando su familiar salga. Es un proceso a largo plazo, no es sólo temporal.