Javier Eduardo Chacon: “El ejercicio de datos nunca se puede hacer separado del negocio”

Javier Eduardo Chacon: “El ejercicio de datos nunca se puede hacer separado del negocio”

La frase “la información es poder” se le atribuye a Thomas Hobbes (Leviatán, 1651), pero antes que él Francis Bacon había afirmado que la información es conocimiento.

Javier Eduardo Chacon, Chief Data Officer para uno de los BPO referencia a nivel global, nos explicó que su rol, nuevo para el estándar de la industria, es una de las evidencias de la madurez del sector y la transformación tecnológica organizacional, y se encuentra orientado a asegurar que la información generada por la compañía sea utilizada con sabiduría y eficacia.

¿De qué se trata este puesto que estás desempeñando?

El Chief Data Officer es la respuesta a una necesidad crítica de organizar la forma en la que cada una de las áreas de negocio y soporte generan y consumen datos. La oficina de datos surge porque los sectores que estaban consumiendo analítica son también generadores naturales de información, no sólo las operaciones. Y la forma de garantizar que esa generación sea limpia, ordenada y tenga valor, es agregándole un módulo rector.

 ¿Cómo cambia la gestión de datos a partir del trabajo que hacen en tu oficina?

 Hay una analogía que me gusta traer, que es respirar: es algo que haces de forma natural, pienses en eso o no, tú respiras. Pero, a diferencia del latido del corazón, puedes controlar cómo respiras. Lo mismo pasa con los datos en el BPO: tienes una gran cantidad, quieras o no, estés consciente o no. Entran, salen y alguien toma decisiones basadas en ellos. La diferencia que hace tener una Oficina de Datos es que hay alguien, un gran equipo, consciente de qué información entra, qué vale la pena almacenar y de qué manera la consume el negocio. La idea es mejorar la toma de decisiones. Ese es el cambio principal del paradigma. 

 ¿Tu formación es en tecnología?

Mi formación de base es en administración en logística. Mi forma de pensar es de cadena de suministro. Después en algún punto en la carrera me empezaron a atraer los datos y comencé a profundizar. Hice una especialización en herramientas analíticas para negocios, quedé encantado con el tema y me enrolé en el mundo de los datos en Teleperformance al mismo tiempo que nacía la oficina de Reporting hace 7 años. Hice una maestría en administración de datos e innovación, que me ayudó a entender que no se trata sólo del producto sino de hacer consciencia, dar un paso atrás, que es la parte que más me gusta, hacer la pausa y preguntarme para qué y para quién estoy creando ese modelo de datos. La capa adicional de estar presente y atento a cómo se mueven los datos en la compañía, y qué acción producen. 

¿Qué le aporta a cada uno de tus clientes recibir esta información?

Hay 2 paquetes de valor agregado: 1- confianza y seguridad de sentir que tus datos son los correctos, que están protegidos, que son consistentes y respaldados por la arquitectura e infraestructura. Cuando un tomador de decisiones tiene datos con los que se siente tranquilo, su ejercicio mental está más libre porque no está cuestionando el dato; 2- la agilidad del dato, cuando ya tengo la información pero ante la agilidad de mi negocio necesito más. Para eso requiero el linaje de datos, un catálogo para encontrar lo que busco, modelos democratizados de consumo de datos.

 ¿Cuál es el diferencial que trae tu Oficina de Datos en particular?

En esta industria el recurso humano es tan importante como la operación. La capacidad para atraer talento, desarrollarlo y mantenerlo, es clave. Aunque los parámetros de tu operación sean iguales a los de tu competencia, tus métricas van a ser mejores en la medida que manejes mejor este aspecto de enfocarse en el ser humano.

 ¿Qué fue lo más importante que aprendiste en este proceso?

Que el ejercicio de datos nunca se puede hacer separado del negocio. No puedes creer que eres moral o técnicamente superior al negocio. En el momento en que te sientes superior, porque eres pionero y traes ideas que los demás necesitan, es cuando te desconectas de la esencia y la razón de ser la empresa. Tus esfuerzos se convierten en un valor que nadie va a querer porque no los integraste dentro de la función. Entonces la función de datos tiene que estar definitivamente orientada al negocio, no hay otra forma de hacerlo, necesitas entender cuál es la estrategia, alinearte con eso, y comunicarte constantemente.

¿Harías algo distinto si tuvieras que empezar de nuevo?

Sería más enfático en conectar con el negocio. Es importante entender que una vez que empatizamos con lo que requiere la empresa, nosotros hacemos una propuesta, no imponemos nada, le proponemos al usuario. El usuario es esencial porque la decisión de quien usa los datos es tan importante como el algoritmo que está detrás. Siempre se puede incluir más al usuario.