Decisiones en RR. HH: ¿Datos o Intuición?

Decisiones en RR. HH: ¿Datos o Intuición?

Si bien los datos son uno de los activos más valiosos de una empresa, en algunos ámbitos, más precisamente en RR.HH, todavía se debate cómo decidimos, si basándonos en éstos o mediante la intuición.

Cuando hablamos de IA nos referimos a un  software  que asigna ceros o unos para que clasificar datos y los haga coincidir con diferentes variables o predicen patrones a escala. Sin embargo, en las áreas más relevantes de la vida, todavía necesitamos experiencia humana para traducir los datos en ideas, y la voluntad de actuar sobre esas ideas es lo que finalmente hace que alguien se base en los datos. Porque en verdad, los datos sin información no tienen sentido, y las ideas sin acción tampoco.

En muchos dominios de la vida realmente operamos de acuerdo con estos principios de manera regular, incluso aunque nos seamos científicos de datos. Por ejemplo, cuando alguien decide comprar un producto que Amazon le ha recomendado, ver una película que Netflix le sugirió o escuchar una canción que Spotify le propone, coincide con sus preferencias, está tomando decisiones para su vida basadas en datos.

Aunque que el consumidor promedio de 2020 se base más en datos, todavía hay muchas áreas de la vida que están más basadas en expectativas que en hechos reales. Una de estas es el trabajo, donde la intuición humana,  y el sesgo de las creencias siguen siendo de mayor peso que los datos.

Surge una paradoja, en relación con el ámbito laboral: basta con observar a la mayoría de las organizaciones. Si  hoy  se pide a los gerentes senior de Recursos Humanos que proporcionen métricas sólidas para conocer el rendimiento de sus principales líderes  o comparar el desempeño de los funcionarios con mayor remuneración, el  talento o potencial, la respuesta será  mucho más subjetiva de lo que obtendríamos si le preguntamos a Siri sobre el pronóstico meteorológico.

¿Por qué el rendimiento en esta área es más difícil de medir?  En gran medida porque en las organizaciones existen simpatías, grupos de afinidad y pertenencia, entonces ¿por qué permitirías que una herramienta de AI desestime o apruebe un ascenso?

Como dijo el astrofísico Stephen Hawkins "el mayor enemigo del conocimiento no es la ignorancia; es la ilusión del conocimiento ". Si las organizaciones, y no solo RR. HH., sino todos los líderes, desearan adoptar prácticas basadas en evidencia y decisiones basadas en datos, solo hay un punto de partida lógico: ser lo suficientemente humilde, autocrítico y curioso para comprender que sus intuición puede estar equivocada y evitar decidir de esta manera  sólo porque le brinda seguridad.

Con esto no estamos desestimado el conocimiento intuitivo, es sumamente valioso y no existe algoritmo capaz de emularlo, la que queremos decir es que puede enriquecerse con datos empíricos y contrastables, basadas en las acciones y elecciones de los colaboradores.