Hacia el liderazgo digital: el líder no será como lo conocimos

Hacia el liderazgo digital: el líder no será como lo conocimos

Es esperable que la nueva organización del trabajo en tiempos digitales traiga consigo un estilo de liderazgo diferente al que conocíamos.  No solamente, en lo que se refiere a la modalidad de teletrabajo sino también dentro de las organizaciones.

La pregunta, es cómo nos estamos preparando para esto, en un contexto que demanda más trabajo colaborativo, estructuras más horizontales y CEOS que se involucren con temas sociales y ambientales. ¿Estamos preparados? Según un estudio de la consultora Deloitte, donde se investigó sobre el tema, el 80 % de los encuestados cree que se necesitan nuevas habilidades para liderar en el siglo XXI.  Esto fue lo que respondieron:

 

Pero, además, no olvidemos que las nuevas generaciones valoran más el impacto social de las empresas por sobre los resultados financieros, lo cual pone nuevos desafíos a las organizaciones y a sus líderes. Este es el nuevo contexto según los encuestados:

 

Fuente gráficos: Deloitte

Frente a semejantes desafíos, se generan brechas que tomarán tiempo resolver porque el liderazgo comprende en gran medida aspectos socio culturales.  Y como todo lo referido a la cultura, y a los cambios sociales, demanda tiempo.

Ahora bien, ¿cuáles serían las principales brechas según este estudio?  El desarrollo de las nuevas competencias de los líderes debería enfocarse en: Transparencia, aunque ahora aparece valorada esta competencia debió ser primordial desde siempre, la transparencia conlleva a construir relaciones de confianza.  Colaboración interna: algo que quienes estamos en este sector conocemos muy bien, y podemos aprovechar: formar equipos de trabajo. Cambios en la gestión de desempeño: la evaluación de los colaboradores también tiene que cambiar y debería medirse en relación con su labor con los clientes.

Estamos transitando una transición y como todas las transiciones implican un gran esfuerzo adaptativo y de aprendizaje. No obstante, tenemos a nuestro favor, la experiencia de formar parte de un sector que se ha transformado radicalmente en una década, lo cual nos ha hecho perder, por un lado, el temor al cambio y por otro nos ha dado la “agilidad” para seguir en ese camino. Además de saber, que en pocos años más los líderes no serán como los conocimos en  el siglo XX.