Cecilia Rodríguez Castelli #Gen-te de Call Center

Cecilia Rodríguez Castelli #Gen-te de Call Center

“En mis comienzos como telemarketer no había incentivos, te gustaba la venta porque te gustaba que dijeran que sí”

Intensa, curiosa, inquieta son algunos adjetivos que nos ayudan a describir la personalidad de Cecilia Rodríguez Castelli, quien se autodefine como “bicho de call center”. Cecilia es periodista y desde hace más de 20 años – momento en el que conoció el sector - ha ocupado roles diversos en distintas empresas. Actualmente es responsable de capacitación en Ike Seguros, una tarea que parece hecha a su medida. En una charla íntima compartió su historia, sus comienzos y nos confió qué cosas la apasionaron del particular mundo de los call centers, al punto de elegirlo para construir su carrera profesional. De yapa, nos ayudó a encontrar el nombre para esta nueva sección de entrevistas: “Gen-te de call center”.

¿Cómo llegaste al mundo de los call centers?

Cecilia Rodríguez: Había terminado el colegio y trabajaba en un estudio jurídico como secretaria. La verdad es que mucho no me gustaba, me parecía un poco aburrido. Un familiar me comentó que en una empresa buscaban gente para una campaña de telemarketing [yo no sabía ni que era]. Fui así nomás, sin currículo me acompañó una amiga que me esperó abajo.  El trabajo era por 3 meses, para una campaña de personas que llamaban pidiendo la muestra gratis de un medicamento nuevo. Me gustó la propuesta y de caradura les pregunte si mi amiga que también estaba buscando trabajo podía ser entrevistada.

¿Y qué pasó después?

Cecilia Rodríguez: Subió mi amiga y la contrataron a ella también. Empecé por 3 meses y me quedé 3 años. Me apasionó el call center y siempre digo que esa empresa [se refiere a Clienting] fue mi escuela. Mi amiga todavía sigue trabajando ahí, y pasaron 22 años…

¿Qué hizo que te quisieras quedar?

Cecilia Rodríguez: Me quedé porque me gustó el teléfono, el trato con la gente.  De hecho, cuando terminaron los 3 meses de la campaña no me quería ir. El mismo día que me tenía que ir me llamaron para otra campaña: hacer encuestas para una obra social, fue fuerte porque yo tenía 18 años y la gente contaba historias difíciles en muchos casos. Me acuerdo que grababan las llamadas con una especie de “ventosa adherida al tubo del teléfono”, yo hablaba con el tubo de costado y mi supervisora escuchaba. Así a lo largo de esos 3 años fueron llegando otros proyectos, venta de seminarios…

¿Qué te llevaste de esa empresa?

Cecilia Rodríguez: ¡Divido mi trabajo en call como en varias etapas Clienting fue la escuela, Skytel el secundario, AOL la universidad, CCI como un Master y en Ike…formo a la gente como en la primera escuela!!

¿Se parece en algo al telemarketing actual?

Cecilia Rodríguez: ¡Para nada! Estoy hablando de un telemarketer que no tiene nada que ver con el actual. De hecho, cuando vendíamos los cursos me parecía divertido. Me acuerdo que tuve que aprender cosas de tecnología, management [una palabra que hasta había que aprender a pronunciar]. Cuando se daba el curso [en el Sheraton o el Alvear] podíamos ir, acreditábamos a la gente.  Realmente había una gran diversidad de conversaciones, hablaba tanto con un gerente general para venderle un curso como con un ama de casa para pedirle una donación. Así aprendí a vender tarjetas, autitos de control remoto, de todo. Por eso digo que fue mi escuela. En ese momento no existían los esquemas de comisiones ni los incentivos que hay hoy en día. Te gustaba la venta porque te gustaba que te digan que sí.

¿Y qué siguió después de “la escuela”?

Cecilia Rodríguez: Después de 3 años pensaba que ya estaba lista para ser gerente de telemarketing [risas] – gerente no, pero sí supervisora. En realidad, lo que pasaba es que tenía mucha experiencia, pero todavía era muy chica, tenía 22 años. Así que la ansiedad por crecer laboralmente sumada a mi proyecto de casamiento [porque me casé muy joven] hicieron que diera un paso al costado y me fuera de la empresa. Que además de todo lo que me enseñó, fue el lugar donde conocí a mi marido y pasaron 18 años…

¿Y cómo resultó el hecho de irte?

Cecilia Rodríguez: Lo malo es que tuve una especie de “crisis de call center”, así que durante 3 años me dediqué a otro rubro y después volví al viejo amor.

¿Cuál fue la empresa del regreso al call?

Cecilia Rodríguez: Fue en Skytel, trabaje 3 años. Después del 2001, con la crisis del país, comenzaron los despidos hasta que quedamos 3 personas. Un viernes a las 6 de la tarde sonó mi interno era de RRHH y me tocó a mí. Es una empresa en la que aprendí muchísimo porque además de ejecutiva telefónica visitaba clientes y además de beepers vendíamos pequeñas soluciones de call centers.

Época difícil para el país… ¿cómo volviste al ruedo?

Cecilia Rodríguez: En el medio hasta conseguir trabajo tuve un emprendimiento de desayunos a domicilio.  No gané tanto en dinero, pero sí en diversión y además me mantenía ocupada. Al poco tiempo conseguí trabajo en América online por intermedio de 2 personas que habían trabajado conmigo en otra empresa. La propuesta es volver a empezar, como operadora en horario nocturno y en ese momento yo necesitaba trabajar así que no lo dudé. Pero durante el proceso de entrevistas, sentía una mirada distinta conmigo… y el primer día de trabajo ¡Sorpresa! me dijeron que había sido seleccionada como team leader ¡Algo bueno me estaba esperando! Ahí trabajé 3 años hasta que cerró la empresa, después me fui como jefa de telemarketing a The Warranty Group. Fue una posición linda, reportaba al gerente general. Además, todo un desafío porque la empresa no tenía un call de ventas, así que hubo que armarlo desde cero con todo lo que eso significa.

¿Qué crees que se necesita para perdurar en este sector?

Cecilia Rodríguez: Que te guste, si no te gusta lo padeces. Te vas a reír, pero yo digo “bicho de call center” no somos tantos. Y nos encontramos, nos cruzamos siempre en un congreso, en un seminario en un taller… somos siempre los mismos. Hay muchísima gente y los calls son enormes pero los que nos quedamos no somos tantos. Creo que es un poco de todo: el trato con la gente, encontrarle el lado divertido [por más que sea un trabajo que tiene mucha presión] por el hecho mismo de tratar con tanta gente. Cuando te gusta eso y lo podés disfrutar y yo aprendí a disfrutarlo. También me fui reinventando, nunca me quedé muy quieta.

¿Cuál es tu mirada del trabajo en el sector?

Cecilia Rodríguez: A veces en las reuniones familiares o de amigos al preguntarme por el trabajo mucha gente me dice: “vos sos la que hace que me llamen y me moleste por teléfono” y mi respuesta sobre todo en el puesto que ocupo desde hace varios años [de capacitadora] les digo “no, yo soy la que hace que la gente te llame de la mejor manera para acercarte algo”, la decisión de comprar o no es personal. Yo vivo la capacitación con esa filosofía.

¿Qué crees que sigue en tu futuro laboral?

Cecilia Rodríguez: Yo siempre quise tener un bar [se ríe]. Un bar de “tartas y tartitas” con verde agua de fondo.  Uno en barrio norte, para las mamás que a la salida del gimnasio se toman un café. Quizás porque no lo pude hacer nunca, no fui la mamá que no trabaja y va a tomar un café. Siempre trabajé, desde muy chica. Me daba orgullo ganarme mi plata. Pero creo que el proyecto del bar es para cuando me jubile. Mientras tanto me gustaría seguir en el rubro, disfruto mucho la capacitación, tal vez me gustaría explorar otros espacios como el de atención al público. Me encanta el telemarketing, pero siento que capacitar en atención personalizada es algo pendiente para mí y tengo herramientas para hacerlo. ¡También disfruté viajar y capacitar en otros lugares, en CCI viajé mucho a Rosario, a la Pampa, a Azul, a Paraguay y a Perú y la experiencia de trabajar con calls externos me resultó muy interesante así que ahora que mis hijos están un poco más grandes volvería a hacerlo sobre todo porque disfruto de un trabajo que te movilice en todo sentido!