¿Nos atreveremos a cruzar el Rubicón?

En los equipos de trabajo como en la vida misma algunos hechos marcan un punto de inflexión al poner a prueba formas de actuar, vínculos e inclusive valores.

Situaciones de crisis como: la desvinculación de un integrante, una reestructuración en la empresa o la necesidad de alcanzar una meta muy difícil que pone en riesgo la continuidad del equipo como tal, son situaciones que pueden sentirse como sismos dentro de un grupo. Pero como contrapartida, lograr atravesar estos eventos posibilita construir nuevas destrezas, tanto en la esfera individual como en el equipo y forjar una identidad más sólida.

Sin embargo, hay que estar dispuesto a esta empresa, que en algunas ocasiones tiene una magnitud equiparable a la decisión de Julio César: cruzar el río Rubicón, un límite prohibido de atravesar. “Alea iacta est”, “la suerte está echada”, para algunos; para otros ¡Qué empiece el juego! (en lo personal prefiero esta segunda traducción), expresó J.C. cuando decidió cruzarlo, sabiendo que esta era una acción absolutamente arriesgada y como tal inscribiría un acto.

No se cruza el río Rubicón sin perturbarse y frente a ciertos hechos es inevitable que esto ocurra. Visto desde esta perspectiva, las crisis pueden considerarse una perturbación necesaria, la sana expresión de situaciones y hechos que por inquietantes que resulten necesitamos conocer y atravesar para cambiar.

Cómo líderes y de cara a sus equipos, ¿qué elementos les pueden ayudar a que esta travesía sea posible?

Renovar los votos de pertenencia (misión) / decisión: ¿Estamos juntos y dispuestos a hacerlo?

Generar espacios de diálogo/ confianza/ integridad: ¿Qué cosas nos unen? ¿Qué cosas nos cuestan más?

Construcción de confianza: ¿Tenemos miedo de decir lo que pensamos?

Redefinición de la identidad del grupo: ¿Cómo nos ha transformado lo ocurrido?

Y al finalizar, llegando a la otra orilla podremos decir que se inscribió un acto, es decir una acción cuyas consecuencias cambiarán de manera drástica la vida de un grupo tal como se conocía, tanto en su visión como en su manera de actuar y en los roles.

Entonces ¿Nos atrevemos a cruzar el Rubicón?


Banner Nuevo Tecnovoz