Automatización: el gran desafío cultural de las organizaciones

Automatización: el gran desafío cultural de las organizaciones

Ya no es novedad que la automatización está entre nosotros, como tampoco que llegó para quedarse.

Sin embargo, según el estudio de Deloitte sobre el tema, para el cual entrevistó a 400 empresas globales de diferentes segmentos, el ritmo de crecimiento de compañías que tienen el tema en agenda es lento. Dato que sorprende, ya que mucho se habla del tema.

Veámoslo en cifras, la investigación indica que se observó un aumento significativo respecto del año anterior de las empresas que tienen el foco en herramientas analíticas: 17% - 6%.  Uno de los motivos de dicho incremento, los encontramos en el valor que tienen los datos y la aparición de nuevas herramientas que incluyen automatización de procesos.

No obstante, en este último punto, todavía parece haber pocos avances, y el motivo es que, para automatizar, se requiere de muchos datos e información lo cual significa un cambio radical en los procesos.

En otras palabras, nos equivocamos si pensamos que automatizar es pulsar una perilla, sino que conlleva una transformación cultural y de gestión que toma tiempo e inversión. Es todo un desafío para la alta gerencia y todo su equipo.

De hecho, en este punto las empresas que están pensando en el tema solo aumentó un 3% respecto del año anterior, y suman un 27%. En tanto el top ten en su lista de prioridades lo tiene la mejora continua con un 38%, también 3 puntos más que el año pasado.

Quizás la gran pregunta es por qué aún sabiendo que la automatización tiene grandes beneficios y un ROI muy atractivo, no se han movilizado hacia allí con mayor rapidez. Tal vez la respuesta, la hallemos en algunos temores que representa automatizar y la consabida conversión de procesos.  En algunas industrias, como la automotriz está mucho más instalado, pero recordemos cuánto tiempo los llevó lograr esta reconversión.

El sector de experiencia de clientes está comenzando a dar sus primeros pasos en el tema. Por eso, podemos afirmar que, si bien todo tiene en esa dirección, la decisión de hacerlo no es tan sencilla y el proceso que toma puede llevar más tiempo del pensado.